Seguidores

sábado, 20 de agosto de 2016

BUENOS DÍAS, TRISTEZA de Francoise Sagan


En una hermosa mansión a orillas del Mediterráneo, Cécile, una joven de diecisiete años, y su padre, viudo y cuarentón, pero alegre, frívolo y seductor como nadie, amante de las relaciones amorosas breves y sin consecuencias, viven felices, despreocupados, entregados a la vida fácil y placentera. No necesitan a nadie más, se bastan a si mismos en una ociosa y disipada independencia basada en la complicidad y el respeto mutuo. Un día, la visita de Anne, una mujer inteligente, culta y serena, viene a perturbar aquel delicioso desorden. A la sombra del pinar que rodea la casa y filtra el sol abrasador del verano, un juego cruel se prepara. ¿Cómo alejar la amenaza que se cierne sobre la extraña pero armónica relación de Cécilecon su padre ? A partir del momento en que Anne, que había sido amiga de su madre, intenta adueñarse de la situación,Cécile librará con ella, con el perverso maquiavelismo de una adolescente, una lucha implacable que, a pesar suyo, erosionará su vida y la conducirá lentamente al encuentro de la tristeza
Cécile, Raymond y la amante de este, Elsa, viven felizmente en una villa al lado del Mediterráneo. Esa felicidad se ve interrumpida tras la llegada de Anne ( una amiga de la madre de Cécile ).

Una noche que los cuatro van a Cannes, Cécile encuentra a su padre y a Anne besándose en el coche. De esta manera Anne se introduce en la vida de Cécile y Raymond. A partir de aquí las cosas empiezan a cambiar: Anne impone sus normas, sus modales en esta nueva familia. Esto no agrada a Cécile, que está viendo como Anne está cambiando a su padre e incluso a ella misma. Por eso, trama un plan para que Anne se aleje de sus vidas, y todo vuelva a ser como antes de su llegada. Este plan consiste en dar celos a Raymond, y para ello utiliza a Elsa, que finge estar enamorada de Cyril (novio de Cécile). La primera vez que Raymond los ve en el barco no siente celos. Pero poco a poco, cuando cada vez son más frecuentes esos encuentros, él reacciona y se siente muy celoso. De tal manera que no duda en quedar un día con Elsa. Cuando los dos amantes se dirigen a la villa... Anne los descubre besándose en el pinar, y llena de rabia, coge su coche y se marcha de la villa. Dejando solos a Raymond y a Cécile. Un día cundo los dos están escribiendo una carta para Anne... reciben una llamada, en la que se les comunica, que Anne había tenido un accidente, y había fallecido en él. De esta manera Cécile y Raymond volvieron a París, y a su vida de antes



domingo, 14 de agosto de 2016

POESÍA COMPLETA de Alejandra Pizanik



La obra de la poeta argentina Alejandra Pizarnik no es desconocida, por fortuna, para el lector español. En el mes de abril de 1975 se publicó ya una amplia antología, El deseo de la palabra, en la colección Ocnos. En sus últimas páginas, Antonio Beneyto relataba los avatares de un proyecto que inició con la autora en los primeros días de la década de los años 70 y al que se sumaría después Martha Moia, fotógrafa y amiga. El pintor y poeta Antonio Beneyto había publicado ya en 1969, en la colección “La Esquina”, que dirigía, su plaquette Nombres y figuras (1969). Pero en aquellos inicios de los 70 se complicaron los acontecimientos. Beneyto narra e incluso reproduce fragmentos de cartas de la autora que traza un plan del libro, que imaginaba acompañado de dibujos y fotografías. La antología llegaría, tras diversos avatares, a las manos del presunto editor. Pero la colección donde debía figurar había ya desaparecido. Y la última carta que le escribió le llegaría a través de Ana Becciu, ya que Pizarnik se había suicidado el 25 de septiembre de 1972. Beneyto acudió sin éxito con el libro a varios editores hasta que a finales de 1974 recaló en Ocnos. La lectura de aquella poeta para mí desconocida fue fulgurante. Se publicaría pocos meses después, introducida con las palabras que Octavio Paz le había dedicado a propósito de su libro árbol de Diana en 1962. La poesía de Pizarnik tardó en calar en los lectores, pero poco a poco se convirtió en una presencia indiscutible entre las entonces nuevas voces de la poesía latinoamericana.
No es sencillo diferenciar lo que puede entenderse como poesía o prosa en la autora, quien deliberadamente rompe múltiples convenciones, pero su editora asegura: “me dejé guiar por el tratamiento muy particular del ritmo que Alejandra Pizarnik daba a sus textos en prosa”. Habrá que admitir, sin embargo, que la obra poética de Pizarnik, sin esas prosas-ensayo, auténticos poemas, como “Acerca de la Condesa Sangrienta” o su relectura de Nadja, de André Breton, parece menos evidente. El lector interesado habrá de tener presente que la Poesía completa ha de entenderse, a la espera del volumen anunciado, como una forma incompleta de conocimiento de la escritora nacida en 1939.

Próxima a Cortázar en su actitud ante el fenómeno creador, Pizarnik manifiesta una evolución interior que nos conduce desde sus primeros poemas -aquellos de los que renegaba- “penas impresas trascendencias cotidianas” hasta “En esta noche en este mundo. Sobre un poema de Rubén Darío”, donde combina la desolación de la soledad en el ámbito de la imaginación. Su proceso es tan rico en experimentaciones como doloroso. Su mundo contiene el poso de tragedia que vino a confirmar su suicidio.


domingo, 7 de agosto de 2016

BALÚN CANÁN de Rosario Castellanos



 Fue la primera novela de la poetisa y escritora mexicana Rosario Castellanos. Fue publicada en 1957, la obra narra los enfrentamientos entre indígenas y terratenientes (blancos o ladinos), que si bien nunca llegaron a entenderse entre sí durante la época colonial, trataron de comenzar a convivir de mejor forma durante la reforma agraria que implementó el presidente Lázaro Cárdenas en la segunda mitad de la década de 1930.
Rosario Castellanos fue hija de terratenientes y vivió su infancia con una nana indígena de nombre Rufina. Su familia abandonó su casa durante el reparto agrario y emigró a laCiudad de México. Sergio Magaña y Emilio Carballido incitaron a Rosario Castellanos a escribir sobre su infancia en Comitán, población cuyo nombre en maya antiguo eraBalunem K'anal que significa nueve estrellas o nueve testigos.
Castellanos escribió la novela plasmando las experiencias de su niñez en el mundo antagónico de terratenientes e indígenas del que fue testigo. Al igual que la protagonista de la novela, Rosario Castellanos perdió a su hermano Mario Benjamín, este hecho se ficcionaliza en el argumento de la obra. Al publicarse el libro, Castellanos se lo dedicó a Emilio Carballido y a sus amigos de Chiapas.1
La novela se divide en tres partes. La primera y la tercera parte son narradas por una niña de siete años, hija de una familiar de terratenientes. El relato de la segunda parte mayormente lo lleva a cabo un narrador omnisciente en tiempo pretérito. Este cambio de estilo obedece a la narración de una perspectiva diferente a los mismos hechos de la historia, el descontento de los indígenenas, el trato infrahumano al que eran sometidos por los terratenientes, los brotes de violencia y el reparto agrario impulsado por el gobierno de Lázaro Cárdenas.
César Argüello es dueño de la hacienda Chactajal y pertenece a una de las principales familias de Comitán. Debido a la nueva ley de educación promulgada por el gobierno, los hacendados se ven obligados a impartir la instrucción primaria a los niños de sus trabajadores. Para dar cumplimiento a la ley, César lleva a su sobrino Ernesto como maestro, pero éste desconoce el idioma tzeltal y no se puede comunicar con sus alumnos, pues los niños indígenas tampoco hablan “el castilla”.

El indio fiel al patrón es asesinado por un grupo de indios sublevados. Se produce un incendio en los campos de la hacienda. Ernesto es enviado a dar parte al presidente municipal de Ocosingo, pero es asesinando en el camino en venganza al maltrato que había hecho a los niños indígenas. César Argüello y Jaime Rovelo —hacendado y amigo de César— viajan a Tuxtla Gutiérrez para entrevistarse con el gobernador, en Comitán. Se quedan su esposa Zoraida al cuidado de sus hijos, Mario y la niña. Mario se enferma y muere, y de acuerdo a la nana son en realidad los brujos de la hacienda de Chactajal quienes producen su muerte.1


domingo, 31 de julio de 2016

POESÍAS COMPLETAS de Delmira Agostini



Nació y fue criada en una familia que a pesar de ser conservadora y tener conductas estrictas, le dieron la posibilidad de cultivarse culturalmente y desarrollar su creatividad. Su padre fue Santiago Agustini (m. 8 de julio de 1925),1 uruguayo, y su madre María Murtfeld Triaca (Buenos Aires, Argentina, 24 de agosto de 18592 - 18 de julio de 1934).1
Fue una niña precoz. Además de componer versos desde que tenía 10 años, realizó estudios de francés, música y pintura.
Colaboró en la revista La Alborada, también en Apolo, del poeta Manuel Pérez y Curis. Formó parte de la Generación del 900, junto a Julio Herrera y Reissig, Leopoldo Lugones, Rubén Darío y Horacio Quiroga, al que consideraba su maestro. Darío llegó a compararla con Santa Teresa, diciendo de ella que era la única, desde la santa, en expresarse como mujer.
Su poesía expresó el erotismo femenino en una época en la que el mundo estaba dominado por el hombre. Su estilo pertenece a la primera fase del Modernismo y sus temas tratan de la fantasía y de materias exóticas.3
Eros, dios del amor, simboliza el erotismo y es la inspiración para los poemas de Agustini sobre los placeres carnales. Es el protagonista en muchos de sus poemas y obras literarias, y a quien dedicó su tercer libro titulado Los cálices vacíos (1913), lo que significó su entrada al movimiento de vanguardia.
Contrajo matrimonio con Enrique Job Reyes el 14 de agosto de 1913, pero por diversas desavenencias conyugales lo abandonó un mes y medio más tarde, divorciándose el 5 de junio de 1914. En julio del mismo año muere asesinada por su exesposo, quien después se suicidó.

Su obra se caracteriza por una fuerte carga erótica. Sus poemas siguen la línea modernista y están llenos de feminismo, simbolismo, sensualidad y sexo.3 En 1924 se publicaron en Montevideo sus obras completas.


domingo, 24 de julio de 2016

ANTOLOGÍA mAYOR , de Alfonsina Storni



Considerada la poetisa del posmodernismo argentino, nació en Sala Capriasca (Suiza), el 22 de mayo de 1892, trasladándose con su familia a la Argentina, a muy temprana edad.

Padeciendo una niñez con estrecheces económicas, debió trabajar como lavaplatos, camarera, costurera y obrera.
Se recibió de maestra rural en Coronda, ejerciendo en la Escuela Normal. Fue profesora de arte dramático y colaboró con varios grupos de teatro juvenil.
En 1911 se mudó a Buenos Aires. En 1912 nació su hijo Alejandro, de padre desconocido. En 1916 comenzó su carrera literaria con "La inquietud del rosal", continuándose con las siguientes: en 1918 "El dulce daño"; en 1919 "Irremediablemente"; en 1920 "Languidez", que recibió el Primer Premio Municipal de Poesía y el Segundo Premio Nacional de Literatura. En 1925, "Ocre", consagró casi definitivamente su alejamiento del Modernismo, con un contenido realista. En 1926, publicó "Poemas de amor"; en 1927 y 1932 las siguientes obras de teatro: "El amor del mundo" y "Dos farsas pirotécnicas", respectivamente. En 1934 "Mundo de siete pozos", en 1938 "Antología poética"y en 1968 "Poesías completas.

Toda su obra refleja dramatismo, lucha y una audacia inusual para la época. Su temática es, sobre todo, amorosa, feminista y profunda, en donde se refleja un carácter singular, marcado muchas veces por la neurosis.
Su muerte, continúa la huella de su transgresora personalidad. Su trágico suicidio, en las aguas de la playa "La Perla", de Mar del Plata, el 25 de octubre de 1938, le permitió huir de una penosa enfermedad oncológica y de la soledad que la invadía.


sábado, 16 de julio de 2016

NOTICIAS DEL IMPERIO de Fernando del Paso



 Está escrita en dos secuencias, la primera es un monólogo de la Emperatriz Carlota –que se encuentra encerrada en el Castillo de Bouchout en Bélgica, sesenta años después de la muerte de Maximilano, fusilado en el Cerro de las Campanas, Queretaro, el 19 de junio de 1867, pues cayó en la locura tras su muerte–. En este monólogo Carlota explica la historia de su amor por Maximilano, además de los momentos del Segundo Imperio Mexicano y de la realeza europea.
Paralelamente, del Paso recurre a diversos géneros y técnicas para dar voz a las diferentes partes participantes del conflicto, entre ellos epístolas entre miembros de la realeza, crónicas históricas, que tienen como escenarios el Castillo de Miramar, México, Francia,Alemania, Viena entre otros lugares, y personajes como Charles Ferdinand Latrille, François Achille Bazaine, Élie-Frédéric Forey, Miguel Miramón, Tomás Mejía, Benito Juárez, Porfirio Díaz, Mariano Escobedo, Gaspar Sánchez Ochoa, Francisco José, Napoleón III, entre otros participantes históricos del conflicto.
Ambas secuencias se van turnando cambiando el nombre del capítulo de la secuencia narrativa mientras que todos los monólogos de Carlota siempre van nombrados como Castillo de Bouchout 1927.

Con mayor énfasis en el extranjero, la novela tuvo una buena recepción que generó un éxito "casi instantáneo".3 En diez años la obra tuvo que ser reimpresa en veinte ocasiones, y en 2012 fue publicada dentro de la colección "Letras Mexicanas" por el Fondo de Cultura Económica.3 Fue publicada en España y Argentina y traducida al francés,4 italiano y alemán.3 Seymour Menton la elogió en su obra La nueva novela histórica de América Latina, 1979-1992 llamándola "la canonización instantánea de una sinfonía bajtiniana"


domingo, 10 de julio de 2016

MUERTE EN ZAMORA de Ramón Sénder Barayón



Creo que la inmensa mayoría de quienes leáis estas líneas nunca habréis escuchado antes el nombre de esta mujer: Amparo Barayón. Después de leer este escrito, pienso que permanecerá para siempre en vuestra memoria. Tal cosa me ocurrió a mí hará unos cinco  años.

A veces me hubiera gustado ser como el Philip Marlowe de Raymond Chandler, pero mis dotes detectivescas –si acaso las tengo- tan sólo sirven para husmear sobre el paradero de algunos libros perdidos.
Hace unos cinco años, después de una infructuosa búsqueda de años en ferias de libros antiguos y de ocasión, gracias a la internet, pude localizar en una vieja librería de Madrid un pequeño libro de teatro co-escrito en los años 40 del siglo pasado por el autor torrevejense José María López Dols, titulado “Una provinciana en Madrid".
  Una compañera de trabajo y sin embargo amiga, se percató de mi alegría y, al explicarle los motivos de mi alborozo, me habló de un libro titulado “Muerte en Zamora” que su madre, zamorana, tenía mucha curiosidad por leer, aunque ella, su hija, que sabía que fue editado por Plaza & Janés, no lo había podido encontrar en librería alguna; parecía que ese libro hubiera desaparecido de la faz de la tierra. Me dijo que trataba sobre elasesinato de Amparo Barayón durante la Guerra Civil y que estaba escrito por su hijo,Ramón Sénder Barayón. Nada más y nada menos que el hijo del gran novelista republicano Ramón J. Sénder (Chalamera, Huesca, 3 de febrero de 1901 - San Diego, Estados Unidos, 16 de enero de 1982), el autor de “Réquiem por un campesino español”, entre muchas otras obras.
Esta compañera me pidió ayuda para intentar encontrar el libro y yo, naturalmente, me encomendé a la tarea con curiosidad y entusiasmo.
 Pronto comprobé que el libro en cuestión fue publicado en 1990, en Barcelona, por la editorial Plaza & Janés, y pensé que encontrar el libro era cosa sencilla. ¡Cuán equivocado estaba!
El libro estaba descatalogado por la editorial y las pocas librerías que afirmaban tenerlo en la internet, al llamarlas por teléfono, decían que ya no lo tenían. Incluso recurrí a un vecino librero con resultado también infructuoso. Un día caí en un detalle clave: el libro publicado por Plaza & Janés era una traducción del inglés: la lengua en la que se educó, habló y escribió su autor en EE.UU. “A death in Zamora” había sido publicado en 1989 en Alburquerque por University of New Mexico Press, y Plaza & Janés publicó su traducción un año más tarde. Pude localizar  por fin “A death in Zamora” en una librería del centro de Madrid y, al día siguiente, mi compañera, que fue rauda a comprarlo, me mostró este fantasmagórico libro de Ramón Sénder Barayón.
El libro en sí no tiene mucha calidad literaria, pero es un testimonio de un hijo sobre una madre fusilada a la que apenas conoció y un ajuste de cuentas con un padre del que vivió distanciado, con un complejo edípico tardío evidente.